En Alcobendas
Por qué me uno a las protestas climáticas, y usted también debería hacerlo. Por qué me uno a las protestas climáticas, y usted también debería hacerlo.
En los últimos años he experimentado niveles crecientes de enojo, frustración y desesperación con la escala de la emergencia climática y la falta de... Por qué me uno a las protestas climáticas, y usted también debería hacerlo.

En los últimos años he experimentado niveles crecientes de enojo, frustración y desesperación con la escala de la emergencia climática y la falta de urgencia para enfrentarla.

Y parece que no estoy solo. Estos sentimientos están siendo reportados con tanta frecuencia que se le ha llamado «eco-ansiedad», una condición alegremente definida por la Asociación Americana de Psicología como «un miedo crónico a la perdición del medio ambiente».

En el fondo está la exasperación por la inacción de los gobiernos de todo el mundo para abordar adecuadamente una crisis existencial que requiere una acción drástica e inmediata.

Así que en las últimas semanas me he unido a cientos de manifestantes climáticos tanto en Madrid como en Sevilla, como parte de un esfuerzo global coordinado para exigir que los gobiernos reconozcan la verdad y actúen en base a la ciencia.

Aunque es un comienzo alentador, las protestas españolas han sido modestas en tamaño, por lo que es imperativo que más gente juegue un papel activo en la lucha por el cambio.

Pero no estoy escribiendo esto desde una elevada percha. No soy vegano ni vegetariano, tengo un coche y suelo volar un par de veces al año. Aunque he tomado medidas para reducir mi consumo de carne y productos lácteos y la cantidad de plástico que uso, estoy muy lejos de poder mover un dedo para desaprobar a los demás.

Pero me importa mucho el medio ambiente y el mundo natural y eso, para mí, es una razón tan buena como cualquier otra para actuar. En España, la emergencia climática no es un concepto vago y abstracto que pertenezca al futuro. Los efectos ya se están sintiendo de manera dramática y sólo empeorarán sin una intervención decisiva. Los incendios forestales cada vez más feroces y las inundaciones extremas ya son una realidad en algunas partes del país, mientras que el aumento del nivel del mar afectará a las zonas costeras.

Siniestramente para los miles de británicos que viven en la Costa del Sol y en la Costa Blanca, las investigaciones demuestran que Andalucía y Valencia serán las más afectadas. La desertificación, agravada por la sequía, inutilizará grandes extensiones de tierras agrícolas, con graves consecuencias para la capacidad de España de cultivar alimentos.

Mientras tanto, alrededor de 15 millones de personas en España respiran aire que está tan contaminado que el gobierno está infringiendo la ley. Por ello, se estima que unos 30.000 españoles mueren cada año a causa de la contaminación atmosférica, según la Agencia Europea de Medio Ambiente.

Volar es claramente un factor que contribuye en gran medida a la contaminación del aire y, como emigrante británico con familia en el Reino Unido, esto plantea un incómodo dilema. Pero para los británicos con segundas residencias en España, la verdad incómoda es que se encuentran entre los peores infractores de los vuelos frecuentes, según ha demostrado una investigación de la Cámara de los Comunes.

Como sociedad, estamos obsesionados con el crecimiento económico y el consumismo desenfrenado que resulta de él. Hay una suposición de que cada generación tiene derecho a más que la anterior, pero quizás tengamos que aceptar que eso simplemente no es posible. Constantemente se nos anima a vivir más allá de nuestras posibilidades con tarjetas de crédito y préstamos, y esa mentalidad se extiende a los recursos naturales del mundo.

Cada año, los investigadores calculan la demanda global de estos recursos y la comparan con la capacidad de la Tierra para regenerarlos. En 1970, la fecha en que la humanidad agotó todos los recursos naturales disponibles para ese año fue el 23 de diciembre. Este año fue el 29 de julio. Estamos acumulando una deuda ecológica que nunca será pagada a menos que cambiemos nuestro modelo económico a uno más sostenible.

Pero mientras los políticos y las corporaciones continúen poniendo la carga de la responsabilidad en los individuos centrándose en cosas como el reciclaje, nada cambiará. Tiene que haber un vasto replanteamiento estructural si queremos tener alguna esperanza de reducir las emisiones de carbono a cero neto. Esto incluiría un enorme cambio en los subsidios de los combustibles fósiles a las energías renovables.

Pero si piensa que ya está en camino de lograrse, considere esta estadística: a nivel mundial, estamos quemando un 80% más de carbón que en el año 2000.

Puede que no seamos capaces de efectuar cambios significativos individualmente, pero colectivamente podemos confrontar a los gobiernos con la verdad. Y como dijo George Orwell: «En tiempos de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario.»

admin

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *